domingo, 3 de octubre de 2010

Divagaciones en una buena tarde de Domingo

Mil veces, muchas veces, casi todas las veces
me digo: ¡Quiero salir!
Pero no puedo, esta, como me dijeron ¡Es la vida!
Y puede parecer extraño, pero me gusta vivir

Vamos viviendo y haciendo y mostrándonos al mundo
vamos acarreando muertos, vamos levantando el polvo,
sacudiéndonos la ropa, dispuestos a continuar.
Los jirones de nuestras penas nos arrastran y allá seguimos
uno que otro abrazo nos permite avanzar y luego
la más mínima emboscada nos retrotrae al error.

¡Vamos! Que el que se detiene está perdido,
lo empujan la marea de situaciones sociales
no puede, no debe, tiene...
Yo no quiero eso ¿Tú lo quieres?
Me detengo y tomo el camino inverso
y creo, creo que llegaré.
No se cuando, ni como, pero lo sé.
Por ahora estoy en ti.

Vamos a reír, vamos a llorar...vamos a dudar de la Mala Rodríguez en su Malamarismo ¡me encanta!

3 comentarios:

El Drac dijo...

Pues aunque sólo nos quede a contraposición de vivir morir, el vivir no es tan fácil como parece implica luchas y sufrimientos y cómo no, también morir un poco. Un abrazo

-Pato- dijo...

Para volver a entrar, hay que salir!

Está bueno salir a la vida :)

Besos.

irene dijo...

La vida es así, un camino de risas y llantos, de alegrías y tristezas, y de momentos serenos y grises, pero teenmos que pensar que compensa vivir por los buenos momentos vividos y los que, espero, nos queden todavía por viri, los malos es mejor olvidarlos, y si llegan de nuevo, pensar que terminarán y darán paso a maravillosas vivencias.
Te deseo lo mejor, un beso, Paolav.