lunes, 25 de octubre de 2010

Algo me salva

De vez en cuando me bajan esas ganas de estar triste que me superan
y se me hace difícil perdonarme: haber querido tanto o no haber querido.

De vez en cuando despierto de noche a sobresaltos y me inundo
de soledades marchitas que se derraman y me frenan de escalofríos
bajo silenciosamente y tapo mi rostro con las sábanas, muerdo mi lengua
y grito, grito sin sonidos porque no te tengo y siento el vacío.

De vez en cuando dudo, de todo, de preparar café o té,
de virar a la izquierda o la derecha, de decir te quiero o no lo sé,
de maldecir o bendecir al tiempo, de cuestionar o de aceptar los vientos.

De vez en cuando me canso de ser, de parecer, de tener, solo me duermo
y muy a lo lejos me digo: sólo fue un mal sueño, todo está en calma
y por unas horas, por un breve tiempo algo me salva.


4 comentarios:

Alhami dijo...

.


...el amor siempre nos salva querida Paolav, eso no lo olvides, porque tu lo llevas contigo... sólo dale salida, por donde quiera salir y déjalo que te cubra con sus alas extendidas al viento...

Tu texto es una reflexión llena de nostalgia o más bien de melancolía... pero al mismo tiempo muestras una fe tenaz al decir ..."algo me salva"!!! es lo puntual, lo determinante

Gracias mil por compartir y muchas gracias por tus comentarios en mi choza... tus atinadas palabras siempre están cargadas de fulgores que me dan ánimo y me reconfortan

Un gran beso de luz y cariño

Javier dijo...

Te entiendo, te comprendo perfectamente, a mí también me ocurre.

Saludos.

Pato dijo...

Qué desolador sentimiento es ese, lo he vivido y sé cómo te sentís.

Ya pasará, como decís, algo te salva.

Besos.

irene dijo...

Ojalá ese breve tiempo se vuelva inmenso para tu salvación de todos esos momentos de tristezas, de soledades, de dudas...
Un abrazo, Paolav.