lunes, 20 de septiembre de 2010

Aprendiendo...

¿Mamá todavía te quedan lágrimas? - me dijo Isabella - mientras íbamos en el auto hacia donde los abuelos.
Sí hija, aún me quedan algunas - le respondí -.
¿Mamá y si a uno se le acaban las lágrimas duelen los ojos cuando quieren llorar? - Insistió - .
¡Claro hija! Por eso siempre te digo que debes cuidar tus lágrimas - le dije -

Cuando mis pequeñas se ponen a llorar por cualquier cosa, por una peleita tonta, porque no se quieren tomar el remedio de la tos, porque les da un berrinche, yo suelo decirles que no derramen sus lágrimas por cualquier cosa, porque deben guardar sus lágrimas para cuando las necesiten realmente e insisto, tratando por su puesto que se les acabe la pataleta.

Uno no se da cuenta como las palabras quedan ¿Qué debemos enseñar? ¿Cómo debemos hacerlo? A veces no lo sé, pero creo que algo esencial es que se puede enseñar a amar y podemos enseñar a nuestros niños a reflexionar sobre sus actos, sobre las decisiones que toman y tomarán, sobre como nos comportamos con otros y cómo otros lo hacen, sobre la justicia, y la búsqueda de los sueños.

A mi pequeña Isabella se le pasó la pataleta.

La Pajita, un hermoso tema d con los versos de nuestra poetisa y premio Nobel, Gabriela Mistral y la música de Inti Illimani.

4 comentarios:

Jayja para tí... dijo...

querida PAola, cuanto deseo que los mineros resistan! que tu pueblo no sufra más!!!!!!!!!! me acuerdo de ti a menudo...sobre todo si oigo sobre el tema....


Me gustaría que pasarás a mi blog a escuchar esta maravilla de música con una historia real, donde mi infancia me ha jugado recuerdos inolvidables del hoy....

Adolfo Payés dijo...

WoW que canción y que letras., aprendiendo.... tiempos de no escuchar a Inti Illimani..

Gracias por compartir este post

Siempre es un placer leerte..

Un abrazo
Saludos fraternos..

El Drac dijo...

¡¡Dios mío!! ustedes las madres nunca me dejan de sorprender con su gama inagotable de ternura!!! Un fuerte abrazo

Nómada planetario dijo...

Una reflexión muy acertada la que planteas, como la de aquel niño que le dijeron dale recuerdos a tu familia de mi parte, a lo que este respondió, dame una bolsa o algo para llevarme los recuerdos sin que se pierdan o se derramen por el camno.
Saludos.