lunes, 27 de octubre de 2008

El principal objeto de la educación no es el de enseñarnos a ganar el pan, sino en capacitarnos para hacer agradable cada bocado.
Festejemos...festejemos a nuestros hijos: festejemos los pequeños triunfos, los crecimientos, esos cambios de opinión que nos hacen sentirnos orgullosos del otro...festejemos. Demos un aplauso cuando se sientan felices por algo, festejemos que nos hagan sonreír y demos un premio amoroso cuando ellos ¡lo pasen bien!, pues no todas las personas tienen el talento de saber pasarlo bien. Festejemos que tienen amigos, no todas las personas tienen ese talento. Celebremos cuando sean buenos hermanos, aunque la mayoría del tiempo discutan, hay veces en que mis hijas se pelean, pero cuando una de las dos se ve en problemas, la otra sale en su defensa. Festejemos cuando logren buenas notas, pero también cuando mejoren su redacción y cuando con nosotros corrijan las preguntas malas de la prueba...mi hija, que es buena lectora, no se leyó el último libro y obtuvo una calificación "insuficiente", ¡era la primera vez! Me llamó por teléfono toda aflijida, le dije: - ¿te leíste el libro? - y me respondió: -no - , entonces -esa era la nota que te correspondía. Vamos a hacer algo, te vas a leer el libro y vas a hablar con la profe para que te evalúe aunque no te cambie la nota - me respondió -¡ya! - Afortunadamente así sucedió. Yo festejo eso. No pongamos el ojo en las faltas sino en los aciertos, todos aprenden cuando lo pasan bien, todos aprenden con un poquito de amor. Sobre todo, disfrutemos lo que hacemos, no nos quejemos tanto delante de los niños, que siempre ven papás cansados y decepcionados, en un momento me di cuenta que mis quejas hacían de mis hijas niñas menos felices. Que nos vean felices y disfrutando de la vida, construyendo, planeando felicidad, soñando...enseñémosles a soñar y no destruyamos sus sueños antes que comiencen con una interminable lista de "peros" y de "realidad mediocre", dejémosles soñar, dejémosles volar y ...festejémoslos.
Lo que la mayoría ve como útil, no lo es, sino este sería un mundo mejor

3 comentarios:

Víctor Hugo dijo...

Tienes mucha razón.... hay que celebrar los avances y mostranos alegres y optimistas....
ya tendrán tiempo para experimentar sus propios éxitos y fracasos de adultos...
Gran entrada has escrito Paola
un abarzo imaginario
;)

paolav dijo...

Victor Hugo:creo que la disciplina es importante, la constancia, la perseverancia e incluso un poco de sacrificio para conseguir las metas, esas fueron algunas de las cosas que aprendí de mi madre, pero...ha sido mi padre el que con menos educación y más humilde condición me enseñó a aplaudir, sin esperar nada, sorprendiéndose de todo, puede ser porque el nunca tuvo nada, entonces siempre lo recibió todo... como un regalo. Te devuelvo el abrazo imaginario.

fire dijo...

no sé donde lei un dia...que en algunos paises...la nota mas alta para acceder a una carrera universitaria...es la de profesorado...kiero decir que ser profesor es de las cosas mas dificiles....alo que solo los mas inteligentes tienen acceso...
y no me extraña..
la tarea de educar es de las cosas mas importante en el mundo..
en el trabajo de estas personas se asientan los pilares del futuro..
un saludo amiga...encantada de visitarte