jueves, 2 de octubre de 2008

Convertirse en sal


La mujer de Lot, miró hacia atrás, añorando todo lo que había construido por años y se convirtió en una estatua de sal...
Esa fue una de las historias bíblicas que más me quedó dando vueltas en la cabeza. La orden de los ángeles, al salvar a Lot y su familia de la gran destrucción que vendría, fue: no miren hacia atrás y ella, desobedeció. Yo encontraba injusto que se hubiera convertido en sal, me colocaba en su lugar y pensaba en lo difícil que debió ser partir, dejarlo todo, ir de lo cierto a lo incierto y...no mirar hacia atrás. Yo no sentía ese como un acto de desobediencia, aunque la biblia así lo relatara. ¿qué era entonces? ¿falta de fe?.
Hoy me vino a la mente esa historia y es curioso porque enseñando Historia, vivo constantemente viendo hacia atrás, al pasado, cercan o lejano, salto de siglo en siglo, explicando conductas humanas, retomando aciertos y errores de nuestra especie, procurando, como dijo Marc Bloch "entender el presente por el pasado".
A algunos nos cuesta no mirar hacia atrás y analizar ¿qué hicimos bien, qué hicimos mal? Nos topamos con nuevas circunstancias y de repente viajamos en un haz de segundos al pasado, a donde sentimos parecido y nos cuestionamos al momento de actuar y una parte se nos convierte en sal.
A veces me falta la fe.
¿Cómo lanzarce de lo cierto a lo incierto?
¿Cómo arrojarse al vacío y tener la certeza de que alguien nos va a recoger en sus brazos?
Y cómo, ser como los niños que cuando uno juega con ellos y los lanza hacia arriba, lo disfrutan y se ríen a carcajadas, sin miedo, sabiendo que uno no los dejará caer.
Vuelvo porfiadamente a la Historia y reviso y entiendo...porque se convirtió en sal. Uno se deshace un poco y se pierde cada vez que miramos atrás, porque aunque eso nos permite analizarnos y ser un poco más sabios, también nos hace perdernos y deshacernos. Perdernos de lo que viene, de avanzar, de la posibilidad y ¿no hay algo más hermoso que la POSIBILIDAD ?

5 comentarios:

Víctor Hugo dijo...

y bueno....
siempre hay que mirar atrás pero teniendo como foco el presente y el futuro... no queda otra ...
mirar el pasado y cerrar temas..(a veces cuesta mucho cerrar ciertos ciclos no?)
cerrar y abrir ventanas....
cerrar y abrir puertas
siempre existirán nuevas POSIBILIDADESSSSSSSSSSSSSSSssss

un abrazo
Víctor Hugo

juanjosevaldescastro dijo...

Yo...la persona menos indicada para hablar de fe...al menos de la tradicional. Pero sin lugar a dudas, la principal defensora de la fe en uno mismo, en lo que soy, en lo que creo, en lo que amo...y frente a eso, dispuesta a mirar atrás mil veces para aprender, para recordar mis errores y mis dolores y no repetirlos...en fin..
Felicitaciones por el blog, es hermoso, muy lindas tus palabras siempre!!
Un abrazo amiga!!

juanjosevaldescastro dijo...

Pao...el comentario anterior fue mio...
Es el blog de mi Juanjito
Un abrazo
Claudia

Abuela Ciber dijo...

Me encanta la Historia, rescatando de ella el como llegamos a este presente.

Pero del pasado personal,lo recuerdo pero no lo llevo como lastre que ese si impide crecer y sentirnos seguros par avanzar hacia el horizonte.

Gracias por visitarme, y pensando que algun dia seremos presos es que los adultos de mas de 60 ya llevamos una vida mas libre realizando gustos y proyectando sentites que otras generaciones tal vez no lo realizaban. Conocemos el futuro de enfermedades malisimas, pero dia a dia tratamos de mejorar y vivir el momento, para que nuestra alma y ser interior nunca sea apresado.

Cariños

P-Lao dijo...

El pasado....nos ha llevado a lo que somos. El futuro, construcción del día a día. Abrazar nuevos caminos siempre tendrá una dosis de temor, que no está del todo mal, siempre que no inmovilice. Lo importante es avanzar, con el foco en lo que se quiere, pero disfrutando minuto a minuto el único bien que poseemos: el ahora. En este momento, que dedico a escribirte lo que me provoca tu nota, créeme que estoy con los cinco sentidos puestos en esto, y que me ha alegrado mucho leerte, años después de un pasado común, breve y lejano, reconociendo familiaridades en tus pensamientos que pueden ser parte de lo que nos entrego un lugar común de formación de nuestras mentes. Yo no soy creyente, pero me sorprendió el análisis de un pasaje de la biblia que también recuerdo porque me provocó la misma sensación: Es injusto que se le castigue por mirar atrás, si aún así avanza a un nuevo destino. Bueno, seguiré leyéndote.....
Saludos y un Abrazo
Carlos