miércoles, 9 de diciembre de 2009

Los retornos

No me gustan los retornos y no se por qué. Recuerdo cuando era pequeña y cada sábado visitábamos a mis abuelos, debíamos retornar de noche y luego de una hora y media de viaje, en el cuál me dormía afirmada en el brazo de mi mamá, bajábamos del bus, para esperar una micro que nos llevara hasta la casa...eso no me gustaba...Recuerdo el regreso desde la playa, cansados y tener que esperar el turno para bañarme, en ese tiempo había que calentar el agua en una olla grande, ya que el calefont estaba malo y así poder sacarnos la sal del cuerpo y el pelo...Recuerdo, los días grises y tristes, tantas veces que retorné sola con mis niñas durmiendo en el auto, llevar los bolsos y a ellas, bajarlas del auto y acostarlas en sus camas, recuerdo sentirme triste y sola...

Tal vez, alguna de esas sensaciones me quedó gravaba y es por eso que siempre retornar de un viaje, es una pena, me produce una gran nostalgia, me angustia y me inquieta...son esas cComprobar ortografíaosas que llevamos dentro y no sabemos por qué. He tratado de buscarle una explicación y las que relaté, pudieran ser...no lo sé, pero sí sé que no me gustan los retornos y también sé que preferiría quedarme contigo un tiempo más.

P.D no estoy triste, pero no me gustan los retornos, tal vez sea porque no sé si volveré...

Para los que tienen mil renuncias en el corazón (y saben de lo que hablo, que no es sólo un tema de mujeres)...sigan y busquen vivir sin llanto y quieran otra vez aunque la misma historia se repita una y otra vez...Quédate de Silvio

8 comentarios:

Chuta dijo...

Los Retornos nos traen nostagia, de lo que fue, de tiempos, de horas pasadas.
A veces nos ponemos tristes.
Otras esas nostalgias nos llegan dulcamente al alma.
SIEMPRE CON ANORANZAS!
LOS RETORNOS DUELEN!
Es cierto lo llevamos dentro y deseamos prolongar ese pasado y repetir la historia.

I love you, Chuta

-Pato- dijo...

¡Te entiendo tanto!
Eso es un sentimiento infantil muy arraigado, que luego de adultos lo padecemos en situaciones que tienen alguna relación con eso que nos provocó ese sentimiento, me explico?

A mi me cuestan muchísimo los retornos también, pero no los de volver a un lugar que es mío actualmente, sino a los lugares donde yo viví, donde yo fui otra, donde mi tiempo pasó, no sé cómo hacer para que eso no me parezca terriblemente nostálgico y con cierto color sepia.

Te entiendo mucho, mucho.
Lo explicaste muy bien, besos-.

Adolfo Payés dijo...

De regreso.
Por problemas de salud estuve ausente estos últimos días,
ya me pondré a la altura de sus blog para comentarles..

Pido disculpas por no poder pasar a comentarles.

Gracias

Un abrazo
con mis
Saludos fraternos de siempre..

salvadorpliego dijo...

No te gustan los retornos, a cambio no dejes de NO IRTE...

Un gusto leerte y un fuerte abrazo.

paolav dijo...

Chuta: Eso debe ser la nostalgia, i Love you

Patito: lo que escribo tiene que ver con esa búsqueda de lo que soy, siempre estoy buscándome y hoy que soy feliz me detengo a pensarme y pensar en quienes quiero y te quiero muuuucho.

Adolfo: te echaba de menos, es grato saber que alguien nos sigue permanentemente y no somos olvidados ¡disculpado! jejeje

Salvador: es un honor que te pasees por mi espacio...estoy intentando escribir y me hace bien leerte y que me leas.

Abrazos desde mi corazón que anda agitado, pero bien.

medianoche dijo...

Que lindo leerte, paseando por tu blog.

Besos

Víctor Hugo dijo...

Los retornos a veces hacen que al volver nuevamente siga siendo novedoso

;)
VH

paolav dijo...

medianoche: bienvenida y nos estamos leyendo!

Víctor Hugo: buena manera de interpretarlo ¡dulce consuelo!

Abrazos