martes, 22 de junio de 2010

Tan grande como el horizonte

Desde la ventana de nuestro departamento se veía el mar y pasaba a veces tardes enteras observando como entraban y salían los barcos, incluso de noche escuchaba el sonido que emitía el puerto, con el movimiento de las grúas que hacían cargas y descargas. Mirar al horizonte. sin barreras te hace tener una parada frente a la vida distinta, creo yo, del que crece viendo el edificio del frente o una montaña. Al menos parami, sgnificó que mi horizonte no tenía límites y me permitió imaginar mil viajes, rutas y destinos. Ahora no vivo frente al mar y me siento ahogada, como con una muralla interior, por ello todas las tardes atravieso de una ciudad a otra lentamente contemplando el mar, la puesta de sol, los mástiles de los yates y las embarcaciones llenas de vida.
El mar se respira, se siente y se lleva dentro, como a los sueños, sin fechas, sin tiempo, sin detenerse. El mar se mueve constantemente, como la vida, que se recoge y arraza súbitamente, nunca nos deja, siempre está.

Un abrazo para los que me leen.

4 comentarios:

esteban lob dijo...

...y es encantador, mientras no se le ocurra convertirse en tsunami.


Cariños.

-Pato- dijo...

Un abrazo :)

Y decirte que tal vez puedas volver a vivir frente al mar, entiendo lo que extrañás, tal vez sólo tengas que buscar las maneras de estar mas cerca de eso que tanto te gusta y te libera.

Besos.

incal dijo...

Paolav :
Baudelaire decia en uno de sus poemas:
Hombre libre siempre amaras el mar...
Aqui en Montevideo tengo la bendicion de vivir a pocas cuadras de donde el inmenso Rio de la Plata desemboca convirtiendose en mar.
Cada vez que me acerco a la rambla tengo presente los versos de Baudelaire que dicen :Hombre libre,siempre amaras el mar...

Saludos.

PD:tambien pasaba por aqui para agradecer tu comentario en "usa el reflejo"y decirte que alli te contesto.

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

el mar me queda lejos...soy de tierra...de sierra y arboles...
las veces que he estado en contacto intimo con el mar... han sido bonitas...pero eso de ir a bañarme ala playa...aguantar el sol y el calor no me gusta.
me gusta visitarlo al atardecer...caminar por su orilla, etc.....+

un abrazo pao